En Europa conocemos el Platino tan solo desde unos pocos cientos de años, desde la conquista de América por los españoles en el siglo XVI.

En Sur América, los nativos extraían y manufacturaban objetos de platino desde miles de año.

Al principio, el platino era considerado como un metal parásito, ya que este era presente las minas de oro sur americanas, y era difícil separar lo del oro.
Imposible de fundir con las técnicas del momento, el platino no tuvo valor ni uso hasta 1751, cuando fue reconocido como un nuevo elemento, de propiedad increible:  Mas pesado que el oro, imposible de oxidar, y 30 veces mas escaso que el oro.

Tal resistencia química impulso su uso en la fabricación de aparatos científicos a lo largo del siglo 18.

De manera gradual, el platino empezó a interesar joyeros, como  Marc Janety,  joyero real de Louis XVI, y  Pierre Chabaneu, proveedor de joyas para la corte española. Empezaron a usar platino en la fabricación de botones, cadenas de relojes y otro complementos.
Izquierda.  Anillo de boda en platino de tiffany
A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el uso del platino como metal noble para joyas se hizo mas común.
Ahora es el metal favorito para montar diamantes, siendo su uso en anillos de compromisos amplio.

El platino debería costar mucho mas que el oro (es 30 veces mas escaso), pero los precios del oro y del platino no están tan alejado. La razón es que el platino no tiene tanto uso industrial que el oro, por lo cual el principal uso sigue siendo la joyería y la acuñación de monedas, lo que no provoca excesiva escasez en el mercado.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.