La casa de joyería ha creado una pulsera de oro blanco, cuyo entretejido de rubíes y diamantes evocan las Tiaras de las princesas rusas de principios del siglo XX.
Con  más de 300 piezas únicas, la colección de joyería fina de la casa Fabergé parece lejos de haber revelado todos sus secretos. En el centro de la línea, varias esplendidas colecciones: Las estaciones rusas, que agrupa The Fabulous Fabergé y algunas de las piezas más emblemáticas de la casa, pero sobre todo volvemos a encontrar con placer la pulsera Kokoshnik . Esta pieza excepcional evoca los vestidos más bonitos de princesas que residieron en la corte de los zares de Rusia al principio del Siglo. Engastadas en una montura de oro blanco 18 quilates, alejandritas, rubí y diamantes se entrelazan para reproducir la complejidad de estas coronas y tiaras de las damas de la nobleza rusa. Las piedras preciosas, con un total de 95,38 quilates, hace que uno nunca se cansa de contemplar esta pieza de alta joyería...

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.