En 1922, el arqueólogo Howard Carter penetró en la tumba de Tutankamón.

El descubrimiento llegó a los titulares de los periódicos de todo el planeta. En plena era "art deco", este hallazgo despertó la imaginación los creadores de Van Cleff. Concebidas con muchas piedras preciosas, de un aspecto muy lujoso, las joyas egipcias de Van Cleef & Arpels se adornaban con ibis, esfinges y escribas ... los mil misterios de Egipto tienne su echo en esta pulseras de 1924  de platino, zafiros, rubíes, esmeraldas y diamantes, o el broche egipcio de1925 en platino, rubíes, esmeraldas, diamantes y ónix.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.