Discreta, humilde, sensata y fuerte al mismo tiempo, soy la amatista, la piedra de las druidas y de los obispos.
 Mi nombre viene del griego “améthustos”, lucho contra todas las embriagueces : tabaco, cáfe, alcohol, droga…por eso “a-méthye” que significa anti-alcohol. Vengo de Brasil , Oura, Rusía y Uruguay. Del lila oscuro al malva claro, puedo también ser de color rosa, llevo entonces el nombre de “párpados de Venús”.Traigo la calma y la paz interior, soy la piedra de la meditación, soy reparadora. Tranquilizo las migrañas nerviosas, relajo los musculos de los hombros y de la nuca. Mejoro la circulación sanguínea y la cauterización de las quemaduras. Soy una preciosa aliada para la salud del hígado y de los ojos disminuyendo el índice de ácido úrico. La mano de los curadores se purifica a mi contacto

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.