Si os hablo de la pureza y de la transparencia , si me presento como la piedra preciosa de la juventud eternal, si revelo delante vuestros ojos mis bonitos colores que son el verde, el verde amarillo y el verde azulado...
un verde franco más o menos oscuro. Si añado que pertenezco a la familia de los berilos, soy la esmeralda. Mi nombre viene del griego “Smaragdos” y del persan “esmeraldé”. La leyenda dice que la copa del Grial fue tallada dentro de una gigantesca esmeralda que Santo Miquel arranquó de la frente del arcángel de Lucifer. Esta esmeralda cayó en la tierra y fue regalada a la reina de Saba por Salomón. Venida de África del Sur, de América del Sur, de Brasil y de las minas de Muzo en Colombia… Vengo de lejos, estaría feliz de acompañaros por vuestro 40 aniversario de boda. Traigo la tranquilidad, la paz interior y la armonía entre los planos físico, intelectual y emocional. Soy también la piedra del saber y de la intuición. Si favorezco la prosperidad, os vuelvo incorruptibles. Me utilizan en elixir desde hace más o menos 5 siglos para mejorar algunos problemas de salud.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.