Al origen, la Moissanita es una piedra natural encontrada en las ruinas meteóricas del "Meteor Crater" en Arizona. 

Es el doctor Moissan, profesor de ciencias, Premio Nobel de química en 1906 que lo definió bajo el nombre de carburo de sílice o Carborundo. Más tarde, la piedra se llamó Moisanita en su honor.
La Moisanita natural que era inexplotable del hecho de su escasez en la naturaleza, se reconstruyó en laboratorio según un proceso de producción térmico patentado. Por ello en los años 80 se crearon los primeros cristales de Moisanita de síntesis de gran tamaño. En la actualidad, los cristales de Moisanita se fabrican y son tallados en los EE.UU por la compañía Charles & Colvard ® y distribuidos en Francia por MOISANITA.

Las propiedades de la Moissanita: Brillo (o índice de refracción)

Las características visuales de la Moissanita hacen una unica categoría de piedras. Un índice de refracción importante (de 2.65 a 2.69) y en consecuencia superior al del diamante, dan a Moisanita más centelleo y brillo que cualquier otra piedra. Además, las formas de sus facetas cortadas a la mano con cuidado y calibradas con precisión intensifican el fuego y aumentan su brillo. Dispersión (o Fuego) la luz que cruza una gema se separa en los colores del arco iris en un efecto de dispersión llamado el Fuego. 
Por lo que se refiere a la Moisanita, éste es dos veces superior al diamante: la Moisanita despliega un espectro de colores increíblemente que brillan en cualquiera circunstancias, incluso al simple atisbo de una vela. Lustre (o reflexión desde la superficie) cuando la luz natural llega sobre la superficie, algunos rayos son reflejados y otros penetran en la piedra. La luz reflejada se requiere "reflexión de primera surfacia" o lustre y depende del indice de refracción de la piedra. El lustre de la Moisanita es superior al de las piedras preciosas.

Dureza (sobre el indice de Mohs)

la dureza de una piedra viene determinada por su resistencia a las rayas, la solidez por su resistencia a los choques. Con un índice de 9.5 sobre el indice de Mohs, la Moisanita se coloca en cuanto a la dureza en segunda posición exactamente después del diamante. La Moisanita es por otra parte extremadamente resistente a las rayas, a las fricciones y a los rasguños. Estabilidad (o Resistencia al calor)
La Moisanita tiene propiedades de resistencia al calor superior a numerosas otras piedras. Su sustancia con gran estabilidad puede engastarse en oro en fusión, haciendo más fácil el trabajo del engarce y permitiendo creaciones innovadoras. 
La Moisanita puede menos sufrir de daños por el calor durante reparación de joyas ya que resiste a temperaturas extremas sin alteración de color ni de composición. Densidad (o peso específico) el peso específico de la Moisanita es de 3.21. Como ejemplo una piedra de Moisanita cortada en redondo de un diámetro de 6.5 mm. será del orden de 0.87 quilate (o sea la equivalencia de 1 quilate diamante). 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.