No existe mujer que no encuentre deleite en lucir sus más preciadas joyas ni hombre que no viva para saciar los gustos de su pareja.

La adquisición de este tipo de reliquias contribuye a fomentar la identidad familiar, pues su conservación y traspaso de generación en generación van marcando a la familia y engrosando el valor de la pieza. Y es que en el difícil arte de la orfebrería, existen prendas que por sí solas ya muestran el excelente gusto de quien las exhibe como este deslumbrante anillo perteneciente a Lydia Courteille Collection.

Tanto la rosa central como las esferas de las flores han sido artesanalmente esculpidas de una variedad de piedra jaspe blanca llamada diaspro.  Estos detalles decorativos se  encuentran abrazados y fijados por elementos ornamentales en oro 18K y un exótico metal de color grisáceo, duro y quebradizo raramente encontrado en la corteza terrestre denominado rutenio.

Los pétalos y demás ingredientes de la naturaleza reflejados en la alianza han sido ingeniosamente coloreados a través de 5 diamantes marrones de 0.23K, 92 zafiros rosas de 0.91K, 56 zafiros amarillos de 1.51K y 77 granadas verdes de 1.73K.

Su atractivo exótico incluye un precio no menos resplandeciente de 11,186.00 EUR.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.