El ácido hialurónico es abundante en la dermis de las pieles jóvenes, pero va reduciéndose inexorablemente con el paso de los años. 

Encargado de aportar volumen a nuestra piel, retiene el agua y cuando sus niveles bajan, esta pierde su aspecto firme y se ve envejecida. Por tanto, sus beneficios son clarísimos en el mundo de la belleza, pero… ¿Sabemos cual es la manera de aprovechar mejor sus enormes propiedades? ¿Debemos optar por el inyectado en clínica o por el presente en las cremas cosméticas que encontramos en el mercado?

Sin duda, el ácido hialurónico es dentro del mundo de la medicina estética, uno de sus productos estrella, sobre todo cuando hablamos de infiltraciones de botox. Sus ventajas son numerosas, empezando porque es una técnica que no requiere anestesia y casi no presenta hematomas e inflamación tras su aplicación, por lo que es bastante seguro. 
La doctora Elvia Santos, de la clínica madrileña Dalystetic(Cea Bermúdez, 35) es una gran defensora del ácido hialurónico, el cual utiliza por ejemplo en mesoterapia facial:
“Es uno de los tratamientos más demandados en consulta, por ser de las mejores opciones para el rejuvenecimiento del rostro. Consiste en la aplicación de microinyecciones con principios activos,que en su composición incluyen ácido hialurónico no reticulado, vitaminas, oligoelementos y/o aminoácidos esenciales para mejorar el metabolismo cutáneo, produciendo la activación de fibroblastos y reestructuración del colágeno, elastina y los glicosaminoglicanos de la matriz extracelular”. 
Su precio es de 120€ (mesoterapia facial) y el protocolo, el mismo que en el rejuvenecimiento de cuello, escote o manos, estableciéndose en función del envejecimiento presentado por la piel. La duración del efecto es diferente para cada persona, dependiendo de factores como la estructura cutánea, el estilo de vida (tabaco, alcohol, daño solar, edad) además del grado de perfección demandado por la persona. El resultado se suele objetivar inmediatamente después del tratamiento, y mejora poco a poco los días siguientes, pues baja la ligera hinchazón inicial y se instaura la rehidratación final del producto. Por esto, hasta 1-2 semanas no se valora el efecto conseguido con una sesión.

El ácido hialurónico en cosmética.


Basada en el poder regenerador y anti-edad del ácido hialurónico, la línea “Hyaluron Éclat Superbe” de la firma cosmética suiza Wherteimar, presenta un resultado espectacular e inmediato en todas aquellas personas que la usan habitualmente, rellenando pequeñas arrugas y suavizando las líneas de expresión generadas por los constantes movimientos del rostro.Su exclusiva fórmula con ácido hialurónico fragmentado de alta concentración y alto peso molecular, es garantía de una asimilación óptima por la piel, regenerando la sustancia fundamental cutánea, cuya síntesis disminuye con la edad. La revolucionaria combinación de ácido hialurónico con retinol, colágeno y proteína de trigo es idónea para reconstituir y proteger el manto hidrolipídico.
Wherteimarcuenta con una mascarilla similar a la estructura de la piel, una crema redensificante para pieles maduras, una crema “Resplandor Final” y una tercera satinada de textura muy suave, que combina los tres pesos moleculares del ácido hialurónicoen un único producto.www.wherteimar.com

¿En cremas o inyectable?

Elvia Santos, doctora de la clínica Dalystetic, añade sobre sus propiedades cuando se infiltra en la piel:
 “No hay que olvidar que se trata de un polisacárido, una molécula de azúcar que podemos encontrar en nuestro organismo, presente tanto en las articulacionescomo en la propia piel, pero que con los años es cada vez menor. En mi campo, el de la medicina estética, se utiliza por su gran capacidad de hidratación, para el relleno de arrugas o líneas de expresión, y por tanto, cuando es infiltrado, su acción es mayor y los resultados, más claros e inmediatos”. 
Joaquín Pinar, responsable en España de la firma cosmética suizaWherteimar, puntualiza acercade su línea con ácido hialurónico:
“Hay que destacar que nuestro productos actúan sobre las tres capas de la piel, la dermis, la epidermis y el tejido subcutáneo, mejorando el conjunto por tanto, desde la más profunda a la más superficial. Obviamente, nosotros optamos por su uso en crema/mascarilla, evitando posibles inflamaciones y actuando en la piel de una manera más natural y pausada. Además, hay mujeres reacias a los pinchazos y agujas y también el precio de las infiltraciones es mayor.”

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.